¿Qué hacemos con las personas tóxicas?

La entrada de hoy tiene que ver con la salud emocional y trata del daño que pueden ocasionarnos las personas tóxicas.

Ahora bien, lo primero que debemos saber es cómo identificar a dichas personas.

He aquí siete rasgos que las caracterizan:

1. Hablan en exceso de sí mismas, olvidándose de las personas que tienen a su alrededor y, de esta forma, alimentando inconscientemente su ego.

2. Se expresan continuamente con quejas y pesimismo.

3. Generalmente asumen el rol de víctima, pretenden ser siempre el centro de atención porque no les gusta pasar desapercibidos.

4. Son personas parásitas, es decir, que roban la energía de quienes les rodean.

5. La envidia, los celos y la soberbia son tres características más de las personas tóxicas. 

6. Suelen ser personas infelices que repiten con frecuencia que los demás no son felices.

7. No les interesan sino sus propios asuntos. Nunca o casi nunca se conmueven por los problemas ajenos ni están dispuestos a cooperar con alguien sino obtienen algún beneficio a cambio.

Como hemos visto, no es bueno para nuestra salud emocional mantener en nuestras vidas, contacto frecuente con este tipo de personas que sólo estarán a tu lado para atormentarte con sus debilidades y frustraciones, producto de complejos que jamás serán reconocidos como tales, por lo tanto, nunca superados.

Las personas tóxicas no sólo maltratarán tu estado emocional, sino que además, afectarán tu salud física, ya que podrían ocasionar un estado de estrés de tal magnitud, que de verdad comenzarás a sentir síntomas de cualquier tipo de afectación, tales como: presión arterial alta, migrañas, estreñimiento, nivel de ansiedad elevado, taquicardia, dolores articulares (aunque parezca mentira, pero sí), acidez estomacal, úlceras gástricas o del duodeno, inflamación de colon (por colon irritable), entre otros.

No lo permitas

Por mucho que quieras a esa persona, no permitas que esté mucho tiempo cerca de ti o que te invada con sus actitudes nocivas. No caigas en el juego sucumbiendo ante este tipo de personalidad que, consciente o inconscientemente, te enfermará emocional y físicamente, y luego además, no sentirá el más mínimo remordimiento ni compasión por lo que te pueda ocasionar, pues sencillamente no le interesa.

 

Tomemos en cuenta lo difícil que puede ser alejarnos de algunas personas a las que  hemos llegado a querer, pero antes debemos querernos más a nosotros mismos. Y no se trata de egoísmo, sino de supervivencia, pues será la vida de esa persona o tu propia vida.

 

Sencillamente invítale a que se aleje y evita caer una y otra vez en su juego, que será el de hacerte la vida trizas para luego victimizarse y hacerte sentir culpable de todas sus desdichas. También puede, quizás, involucrarte en chismes o hablar mal de ti con otras personas, para luego decirte que los demás dijeron de ti esto o aquello.

Estará envidiándote constantemente y criticará todo cuanto hagas, bajando así tu autoestima y tu poder para salir ella adelante con tus proyectos y ambiciones.

Te va a doler en el alma y tal vez hasta te veas en la necesidad de pedir apoyo psicológico, pero si de verdad deseas quererte más y valorar tu buena salud, tus nuevos amigos deberán no ser nocivos, así como algunos familiares que pretendan jugar con tu psiquis y desestabilizarte emocionalmente, lo cual, irremediablemente, te llevará a terribles enfermedades físicas.

Espero que logres apartarte de las personas que te hacen daño emocional, pues de esta manera darás un paso muy importante hacia un mejor estado de salud. Recuerda siempre que la salud es algo integral, ya que forma parte de un todo. Ante cualquier dolencia, lo indicado es tratar las causas y no los síntomas.

Si te gustó este artículo recuerda compartirlo, ya que es muy probable que conozcas a alguien que necesite alejarse de alguna persona tóxica, para que así mejore su salud.

Hasta mañana!

This entry was posted in Salud.

One thought on “¿Qué hacemos con las personas tóxicas?

Comments are closed.